EXPECTATIVAS POR EL CIERRE DE LA PARITARIA MUNICIPAL

El Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales de Olavarría, José Salvador Stuppia, se refirió a la posibilidad de una pronta conclusión de la discusión paritaria con el Departamento Ejecutivo Municipal.
Los encuentros entre representantes del Sindicato y del Intendente Ezequiel Galli, vienen sucediéndose para tratar diversos aspectos de la relación laboral, aunque la fijación de una fórmula de incremento salarial todavía espera sus tratativas de acuerdo.
Al respecto, el titular del Sindicato adelantó algunos datos de la postura que seguramente llevará el gremio para proponer en la mesa de la discusión, de la que también participan jubilados y pensionados.
La aceptación de índices que den referencia objetiva a los aumentos que se otorguen parece ser la tendencia que, incluso, están siguiendo otros sindicatos municipales en la Provincia.
Este mecanismo, llamado de “Cláusula gatillo”, sin embargo, tiene distintas formas de aplicación en el transcurso del periodo de vigencia de los acuerdos. Por ejemplo, en el último tramo de la aplicación de la paritaria en Olavarría, de enero a abril, se calculó mensualmente un aumento igual al índice de precios al consumidor publicado por el INDEC para el mes inmediatamente anterior a la liquidación de los haberes. De tal manera que, acumulado a los índices aplicados hasta el mes de diciembre y en valores nominales, el Sindicato local logró un incremento que superó el 48 % para el período mayo’18/abril’19, importante pero aun por debajo del interanual reconocido oficialmente.
Otros acuerdos en otros municipios y manifestaciones de las autoridades de la Federación Provincial en su momento, parecen indicar que la aplicación de una “cláusula gatillo” en base al INDEC, calculada y liquidada en períodos que hay que negociar, como referencia definida o como referencia de corrección de un índice establecido de antemano, marcaría el rumbo de los acuerdos que restan.
Ahora, el Secretario de los municipales de Olavarría, anticipa una variante en la propuesta que llevaría el gremio a la mesa de negociación. Para Stuppia, el IPC no refleja cabalmente el aumento de los precios que soportan los salarios de los trabajadores municipales, ya que se calcula en base a una consideración de consumos que no están en la canasta de la mayoría de los trabajadores.
Con esto, el gremialista analiza que la referencia debe ser el índice de la canasta de alimentos, que resulta superior y más adecuado a la realidad adquisitiva de los asalariados, constituida principalmente por alimentos básicos y servicios.
El propósito, sin perjuicio de lo expresado, es llegar rápidamente a un entendimiento. El incremento de salarios cuando se logre en la paritaria, tendrá aplicación a partir del mes de mayo.