Otro conflicto en el Hospital y una medida intimidatoria e ilegal de la policía

Con custodia policial y clausurando el acceso, el Director Administrativo del Hospital, Alexis Armanini, prohibió al Sindicato la entrada al sector de cocina del establecimiento de salud.

La medida tomó por sorpresa a los integrantes del gremio que concurrieron esta mañana acompañados por delegados gremiales, a los efectos de tomar intervención ante una situación de discrecionalidad e irregularidad en la asignación de horas extras para cubrir las necesidades de funcionamiento del área.

La medida, una más, dispuesta por el Director Administrativo del Hospital Alexis Armanini, de ordenar al personal policial clausurar el acceso a la cocina, no sólo a los representantes del sindicato sino también a cualquier empleado que lo tratara de hacer, se dio aun cuando en el interior de la misma ya se encontraba el Secretario Gremial y uno de los delegados.

El reclamo de los trabajadores a través del Sindicato apunta hacia la modalidad arbitraria de la asignación de horas extras, una situación que se da por el peso y la influencia de una jerarquía en el área de limpieza hospitalaria,  cuyo personal  presta servicio como refuerzo, trabajando extras en el sector de cocina. El beneficio, en este caso, fue para un familiar directo del personal jerárquico de limpieza en cuestión, mediando acciones extorsivas para la imposición del mismo.

Desde el STMO siempre se ha postulado que ante la posibilidad y la necesidad de hacer horas extras, se establezca un sistema justo para que todos los compañeros que quieran y puedan, lleguen a acceder a esa posibilidad en igualdad de condiciones.

La situación de esta mañana fue calificada duramente por el gremio, ya que no sólo atenta contra la operatividad del sector, tal cual como se vio reflejado en la falta de atención a compañeros que se acercaron temprano a la cocina y no pudieron ingresar por disposición policial, sino que también constituye un atentado directo a la labor sindical, cercenando derechos reconocidos por la ley.

La situación de encierro de los gremialistas y personal, en el interior de la cocina por más de una hora, es también una flagrante privación ilegítima de la libertad.

Cabe destacar que el único impedimento de funcionamiento del servicio de cocina fue el mismo mandato que se le dio a la policía bonaerense de cerrar bajo llave el servicio. Esta decisión fue tomada unilateralmente por el Director Administrativo, Alexis Armanini.

Una reunión urgente con el Director del Hospital

Con el antecedente de una comunicación ayer, del Secretario General del Sindicato José Stuppia al Director del Hospital Germán Caputo, sobre la situación planteada y la decisión de concurrir hoy a la cocina, un grupo de dirigentes solicitó esta mañana una reunión urgente con el funcionario, quien se informó en ese momento de la acción policial.

Caputo dispuso inmediatamente anular el bloqueo con cuestionamientos al Director Administrativo Armanini, argumentando que el conflicto estaba prácticamente resuelto gracias a la temprana intervención del Secretario General del STMO en horas de la tarde de ayer. A esta reunión concurrieron también Armanini y la Jefa de Cocina, la nutricionista Laura Catalano.

En la misma, además de corregirse la situación de clausura policial improcedente de la cocina, se ultimaron detalles con los referentes de los servicios, analizándose temas como el recurrente maltrato al personal, la falta de personal para cubrir servicios y la inoperancia en la gestión de recursos de trabajo: cuestiones básicas como la compra de un pela-papas centrífugo nuevo dado que el viejo además tener su desgaste también es peligroso en términos eléctricos.

Con la reiteración de las situaciones de conflicto desde hace tiempo, el STMO insiste en que gran parte de los mismos ocurren por la ineptitud operativa de terceras líneas de gestión, dado que, en la situación de las horas extras en la cocina, el Director Germán Caputo y el Secretario General José Stuppia, habían establecido ayer un principio de acuerdo para solucionarlo, quedando para hoy una asamblea de trabajadores en el servicio para analizar y visibilizar el conflicto.

La decisión de cerrar la cocina utilizando a la policía como instrumento, sólo sirvió para complicar el ambiente, condicionando una legítima medida sindical.